A Madrid con un Zoe: la ida

Bienvenidos todos a la segunda parte de este emocionante viaje a Madrid. Esta es la segunda de una serie de entradas donde estoy contando mi viaje desde Arrasate-Mondragón hasta Madrid y vuelta. En esta ocasión narraré como fue todo el viaje de ida, que, adelanto, duró unas siete horas.

Antes de seguir leyendo recomiendo echar un vistazo a la entrada sobre cómo se carga el Zoe, ya que de lo contrario muchos de los datos que aparecen aquí os van a sonar a chino. Para los despistados, recuerdo también que mi coche es un Renault Zoe Q210 con un batería de 22kwh que hace en condiciones reales unos 130 kilómetros por carga.

Dividiré la entrada en los diferentes tramos que tuvo el trayecto (A-F en el mapa de abajo) para que los datos de cada uno queden lo más claros posible. Además insertaré una tabla en cada trayecto para mostrar la información de viaje y carga de cada uno. Hay que tener en cuenta que los datos de energía consumida y cargada pueden no coincidir al 100% por pérdidas de energía en forma de calor durante las recargas.

Tramo A-B: Arrasate – Pancorbo

Cargando en el Hotel El Molino de Pancorbo

Empezamos el viaje ya con buen ritmo y saltándonos la primera parada, que estaba prevista en Vitoria para desayunar allí. Salimos con la batería al 100% de Arrasate a las 8:45 y al llegar a la salida que había que coger para Vitoria vimos que había carga suficiente para seguir y decidimos ir directos al Hotel El Molino en Pancorbo. Todo fue sin problemas pese al desnivel de más de 300m entre paradas, así que llegamos allí a las 10:00 y enchufamos el coche.

En esta primera parada la app de recarga necesaria fue “Charge & Parking” (Cargacoches). Tras un breve proceso de inicio de sesión e introducción de datos bancarios para la recarga (que por cierto, fue la más barata del viaje: 0,14€/kwh), empezamos a cargar a 22kw. Mientras el Zoe se alimentaba nosotros decidimos hacer lo propio en la cafetería del hotel.

Terminamos con nuestro desayuno a eso de las 10:30 y tuvimos que esperar unos diez minutos extra para asegurarnos de llegar al siguiente punto de recarga. En esta parada tengo que destacar la amabilidad del personal que se interesó mucho por que pudiéramos cargar sin ningún problema y con total comodidad. ¡Gracias Félix!

Tabla del viaje y carga de Pancorbo. En la parte de arriba se muestra la información del trayecto y en la de abajo la de la carga

Tramo B-C: Pancorbo – Burgos

En esta segunda etapa salimos con la batería más o menos al 80% para no alargar demasiado la carga en la parada anterior, ya que no necesitábamos el 100% para cubrir los menos de 70km que hay entre cargadores aun habiendo más de 300m de desnivel en este trayecto también.

Cargando en Ibil de Burgos

Enchufamos el coche en el cargador rápido de Ibil en Burgos pasadas las 11:30; no necesitamos ninguna app engorrosa porque disponemos de una tarjeta para activar estos puntos. En este caso además, el cargador era de 43kw así que relizamos la carga a la máxima potencia. Eso sí, en esta ocasión no teníamos nada que hacer en esos 50 minutos que duró la carga hasta el 97%, porque habíamos ido a parar a una gasolinera Repsol en medio de una carretera nacional. Además quisimos cargar bien la batería porque el siguiente tramo era el más largo del viaje; esto hizo que la carga fuera más larga aun siendo el cargador más potente que el anterior.

Algo notable en esta parada y en general en todos los puntos de carga de Ibil es el precio abusivo de sus recargas. Encima de ser un precio tan caro como 0,44€ + IVA po kwh, te cobran un mínimo de 5€, cargues lo que cargues. Ahora bien, me gustaría destacar que la procedencia de su electricidad está anunciada como 100% renovable; eso es algo muy positivo que ojalá hicieran más empresas, que para eso tengo yo un vehículo eléctrico.

Tabla del viaje y carga de Burgos. En la parte de arriba se muestra la información del trayecto y en la de abajo la de la carga

Tramo C-D: Burgos – Aranda de Duero

Este era el tramo más difícil, de casi 100km, pero también el más llano, con solo 55m de desnivel. Lo recorrimos en algo más de una hora y llegamos al punto de carga de EasyCharger a las 13:35.

Cargando en EasyCharger de Aranda de Duero

A pesar de ser vía app, el funcionamiento de este cargador destaca por su facilidad y comodidad. Apenas un par de toques en la pantalla del teléfono y ya estábamos cargando a 43kw; un diez para EasyCharger. Además el precio no era desorbitado: 0,30€/kwh para usuarios “normales” y 0,15€/kwh si tienes un Nissan (la empresa tiene un acuerdo con esta marca).

Los menos de 30 minutos de la recarga se nos pasaron volando en esta ocasión; una parada en el baño, tomar algo en el bar y ya estábamos listos para partir hacia nuestro próximo destino.

Tabla del viaje y carga de Aranda de Duero. En la parte de arriba se muestra la información del trayecto y en la de abajo la de la carga

Tramo D-E: Aranda de Duero – Venta Juanilla

A pesar de no ser un trayecto muy largo era todo cuesta arriba y a velocidad de autopista (el enemigo de la eficiencia) y por eso el consumo fue exageradamente alto: 22,8kwh/100. En cierto momento incluso me pareció oír una bocecilla pidiendo auxilio proveniente de la batería (lógicamente es broma, aunque se llevó una buena paliza la pobre).

Cargando en el Hotel Venta Juanilla de Santo Tomé del Puerto

Enchufamos el Zoe en el cargador rápido del hotel a las 14:30 pasadas; la app necesaria era la misma que en el primer punto, “Charge & Parking”. Un detallito nada más: si los precios de Ibil me parecen ya exageradamente caros, estos se llevan la palma. Si digo que es un robo me quedo corto. En vez de cobrarte la electricidad que has recargado, te cobran por tiempo enchufado independientemente de la potencia a la que estés cargando; total, que la carga de 16,7kwh (como para hacer unos 100km) salió por más de 12€. ¡12€! A mi no me vuelven a ver el pelo por allí, eso desde luego. Aun así en ese momento no teníamos otra alternativa, pero la vuelta la hicimos parando en otra parte.

Mientras cargábamos esos kwh deluxe, comimos unos bocadillos que llevábamos y lo mojamos con algo que pedimos en el bar. Para cuando terminamos de comer el coche estaba ya cargado al 95% y listo para continuar hacia nuestro destino final; Madrid.

Tabla del viaje y carga de Venta Juanilla. En la parte de arriba se muestra la información del trayecto y en la de abajo la de la carga

Tramo E-F: Venta Juanilla – Madrid Central

Esta etapa era la más larga del viaje, 102km, pero teníamos un as bajo la manga; por delante nos esperaba un desnivel de bajada de casi 400m. Además los últimos kilómetros eran callejeando por ciudad donde un eléctrico se mueve como pez en el agua.

Al llegar a Madrid nos dio la bienvenida un fantástico atasco de viernes por la tarde (supongo que será lo típico) así que para cuando aparcamos en el aparcamiento con cargador eran casi las cinco de la tarde. Llegamos con tantas ganas de dar un paseo por el centro que no recogimos los datos de ese tramo, pero os aseguro que le consumo fue de risa ya que llegamos con la batería al 40% después de haber hecho 102km.

Como es ya típico, el cargador del aparcamiento no funcionaba del todo bien y solo pudimos cargar hasta el 60%. De todas formas teníamos más que suficiente para llegar al hotel de Fuenlabrada donde dormiríamos y encima la carga era gratis, así que a caballo regalado no le mires el diente.

Conclusiones

Aunque dedicaré una entrada específica para las conclusiones que he obtenido en este viaje adelantaré aquí muy brevemente algunas de ellas.

El viaje ha sido largo, sí, pero tanto mi pareja como yo coincidimos que no se ha hecho para nada pesado. Hay que mencionar también que en las paradas hemos aprovechado para desayunar y comer, cosa que ayuda a amenizar el tiempo de espera.

Por parte del coche, el Zoe se ha comportado como un campeón; la batería ha estado bien refrigerada todo el tiempo y esto ha permitido que en todas las cargas alcanzásemos mínimo 40kw de potencia. Por esta parte me llevo una sorpresa muy agradable, la verdad.

Por último decir que es de agradecer que los puntos de recarga hayan funcionado correctamente durante todo el viaje (y menos mal, el viaje hubiese sido muy diferente en grúa). También me gustaría destacar que el precio total del viaje de ida ha sido de 27,47€ por unos 400km recorridos (la cuenta sale a 7€ a los 100km aproximadamente).

Para seguir leyendo más sobre este épico viaje pincha aquí.

Un comentario sobre “A Madrid con un Zoe: la ida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s