¿Como se carga el Zoe?

A menudo oigo decir que la carga de los coches eléctricos es su talón de Aquiles; que si cargan muy lento, que si el proceso es complicado de entender, incluso he llegado a oír que hay que llevar más de diez tipos de cables en el maletero o que puedes llegar a tardar más de 24 horas en cargarlo. ¡24 horas! Por supuesto la gente que hace estas afirmaciones así de tajantes y se queda tan ancha es porque, uno, no es conductor de un eléctrico (ni se lo plantea) y, dos, no se ha molestado en preguntar a alguien que sí lo es.

El Zoe cargando a 22kw con mi cable particular

En esta entrada voy a intentar arrojar un poco de luz sobre el tema de la recarga, especialmente la del Zoe y demostrar así que la recarga es bien sencilla, siempre y cuando tengamos claros un par de conceptos básicos.

Conceptos básicos (ojo, explicación técnica)

Empecemos por lo más básico; la capacidad de una batería se mide (normalmente) en kilovatios hora (kwh). La potencia, en cambio, se mide en kilovatios (kw). Vamos a poner un ejemplo para entender todo este lío mejor; mi Zoe tiene 22kwh de batería. Esto quiere decir que puede estar dándonos 22kw de potencia continua durante una hora entera.

Imaginemos ahora que con el acelerador pisado un 40% (por poner un número al azar) el coche nos da 11kw de potencia. En este caso en una hora habremos consumido 11kwh; la mitad de la batería. En este mismo caso, imaginemos también que esos 11kw de potencia son los justos para mantenernos viajando a 65km/h; en esa hora que hemos gastado la mitad de la batería (11kwh) habremos recorrido 65km y todavía nos quedaría la otra mitad para recorrer otros 65. Por supuesto esto no es más que un ejemplo idealizado para entender mejor las unidades de potencia (kw) y capacidad (kwh), pero creo que puede ser de ayuda para la gente que todavía tenga un poco de lío.

En los eléctricos son diferentes la potencia de carga de la batería y la potencia de descarga

También es importante recordar que el consumo en los coches eléctricos se mide en kwh a los 100km (kwh/100). Si mi Zoe consume 11 kwh/100 y la batería es de 22kwh un cálculo rápido nos dice que podría hacer 200km por cada carga de la batería (ojalá así fuera).

Voy a poner el símil en gasolina para que los que todavía tengáis “mente térmica” os aclaréis. Solo hay que tener en cuenta una diferencia importante entre los dos bloques; en los eléctricos son diferentes la potencia de carga de la batería (a que potencia podemos cargar como máximo la batería) y la potencia de descarga (la potencia máxima que le puede dar la batería al motor del coche).

Comparación de unidades entre coches térmicos y eléctricos

Con este pequeño resumen espero haber aclarado algo el tema de unidades de medición y demás. Ahora sí, ya podemos hablar con propiedad sobre como se carga un vehículo eléctrico.

Tipos de carga

Existen dos tipos de carga; puedes cargar en corriente alterna o en continua. La mayor diferencia entre las dos es el lugar dónde se encuentra el inversor de corriente (el aparato que convierte la corriente alterna de la red eléctrica en corriente continua para la batería); puede estar en el propio coche o integrado en el cargador.

La recarga del Zoe se produce en corriente alterna independientemente de la potencia y es el inversor del propio coche el que hace todo el trabajo siempre

La carga en corriente alterna se utiliza casi siempre para cargas de baja potencia (hasta 22kw). En este tipo de recargas, el propio coche utiliza un inversor interno para convertir la corriente alterna que le suministra el cargador en continua, y después inyectarla a la batería. De esta manera el punto de recarga se simplifica mucho, ayudando a reducir costes y favoreciendo su instalación en centros comerciales, aparcamientos y hogares.

Cargador de corriente alterna a 22kw. Es bastante grande para lo que suelen ser pero aun así más pequeño que los rápidos al no llevar inversor.

La carga en corriente continua, en cambio, se utiliza casi siempre para cargas rápidas (más de 22kw). En este caso el propio punto de recarga es el encargado de convertir la corriente alterna en continua, de tal manera que el coche no tiene que hacer nada más que inyectar esa corriente en la batería. Esta segunda opción favorece al coche, pues le ahorra tener que instalar un inversor de mayor potencia, que, por cierto, a mayor potencia, mayor tamaño, peso y coste también.

Carador de corriente continua a 50kw. Dispone también de tipo 2 en alterna a 43kw. Es considerablemente más grande por llevar el inversor dentro.

Sé que acabo de decir que la carga en alterna es para potencias bajas y en continua para carga rápida pero me vais a permitir que os muestre la excepción que confirma la regla; el Zoe. La recarga del Zoe se produce en corriente alterna independientemente de la potencia y es el inversor del propio coche el que hace todo el trabajo siempre. Existen dos variantes del Zoe; la Q y la R. Mi versión es la Q210, que quiere decir que dispone de carga rápida a 43kw (si, en alterna); la versión R llega únicamente hasta los 22kw. En ambos casos es en modo trifásico y a 64 y 32 amperios respectivamente.

Pero, ¿cuánto tarda en cargar?

Todo este tema de las potencias de recarga, tipos de corriente y demás a mi me fascinan pero seguramente a la mayoría solo os interese la traducción en tiempo. Bien, la respuesta rápida es que con mi Zoe el tiempo de carga es de 30 minutos de 0% a 80% en un cargador de 43kw. En caso de ser un cargador doméstico (de unos 4,4kw) de 0% a 100% son algo más de cinco horas. Pero la realidad tiene varios matices.

Con mi Zoe el tiempo de carga es de 30 minutos de 0% a 80% en un cargador de 43kw

Para empezar, todo depende, como es lógico, de la potencia del punto de recarga. Recordemos la explicación de más arriba; la misma lógica que hemos usado para calcular cuantos kilómetros se pueden hacer se puede usar también para calcular cuanto tiempo va a durar la recarga. Por ejemplo; sobre el papel en un punto de 22kw mi batería de 22kwh tardará una hora en completar una carga de 0% a 100%. En la realidad influyen otros factores también.

Primero, las posibilidades de que lleguemos al destino con justamente 0% son muy bajas; o llegas o te paras por el camino. Segundo, las baterías de iones de litio (que son las que usan este tipo de coches actualmente) no siguen una carga lineal, es decir, no cargan a máxima potencia hasta que llegan al 100%, sino que van cargando cada vez más despacio según se acercan al final (cada coche tiene una curva de carga diferente).

Las posibilidades de que lleguemos al destino con justamente 0% son muy bajas; lo habitual es llegar con más del 20% de la carga

Por último, es importante recordar también que la temperatura afecta mucho a la velocidad de carga. En carga lenta seguramente no notemos diferencia pero, si intentamos hacer una carga rápida con la batería muy fría o muy caliente, notaremos una importante limitación de potencia. En caso de que sea por batería fría, la propia recarga calentará la batería poco a poco y la potencia irá subiendo gradualmente. En caso de que la batería esté muy caliente, (puede ocurrir si hacemos varias cargas rápidas seguidas o le damos zapatilla al coche) tendremos que esperar a que esta se enfrié (la mayoría de coches tienen algún sistema de refrigeración para evitar estos casos).

Es importante recordar también que la temperatura afecta mucho a la velocidad de carga

En el caso del Zoe las baterías están refrigeradas por aire forzado para evitar que se calienten fácilmente; el climatizador que sopla hacia el habitáculo también lo hace para las baterías, sobre todo en carga rápida.

Creo que también es importante recordar que ninguno de estos comportamientos por parte del coche es peligroso ni extraño. Las baterías pueden aguantar este tipo de castigos y más, pero las marcas la protegen lo máximo posible para alargar su vida útil. Que nadie se piense que tiene que alejarse del coche mientras este se carga, no va a explotar.

Y por último, los cables

Para ir cerrando esta entrada hablaremos de los cables necesarios para recargar; el conector de carga del Zoe es un Mennekes Tipo 2 y al ser la recarga siempre con corriente alterna dispone de uno único, al contrario de otras marcas, que suelen tener un conector para carga lenta (alterna) y otro para carga rápida (continua).

Cable que viene de serie con el Zoe; Mennekes tipo 2.

En la compra del Zoe se incluye un único cable; un Mennekes-Mennekes. Este sirve para puntos de recarga de hasta 22kw que no tengan cable incorporado. A partir de esa potencia la ley exige que el cargador disponga de cable propio. En mi caso concreto compré también un adaptador para Tipo 1 porque lo necesito casi a diario. Otras marcas incluyen también lo que se llama un “cargador ocasional”, que nos permite cargar el coche en una toma schuko (la de la aspiradora de casa), pero este último no es el caso del Zoe; eso sí, Renault te da la opción de comprarlo por separado por un desorbitado precio de casi 600€.

Adaptador para conectar un cable Tipo 1 al Mennekes tipo 2 del Zoe

Así que ya veis; un cable y un adaptador es todo lo que necesito. Que no os engañen con películas de que necesitas diez cables y quince adaptadores.

Con esta entrada espero haber contribuido a aclararle las ideas a más de uno. Ya os he dicho al principio que solo hay que tener claros un par de conceptos clave y el resto es un juego de niños. De todas formas, aquél que siga con dudas de cuanto voy a tardar en cargar aquí o allí que no se preocupe; los coches siempre te dan la estimación de cuanto durará la recarga, y sí, suelen acertar bastante.

3 comentarios sobre “¿Como se carga el Zoe?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s